Las Bardenas Reales de Navarra en Segway

Además de ser un municipio sin ayuntamiento y un polígono militar las Bardenas Reales de Navarra son un sitio tan fotogénico como para rodar allí Juego de Tronos, James Bond o Airbag en un semidesierto con mucha aventura

Una de las mejores cosas de que nuestro cumpleaños sea casi a la vez (nos llevamos 2 años y 9 días) es que nos da la excusa perfecta para hacer cosas realmente especiales, en años anteriores fuimos a Tabarca, por ejemplo. En este caso la voz cantante la llevó Pilar para configurar un puente de la hispanidad memorable y sorpresivo. Básicamente hicimos un tour de 4 días sin que yo (Carballo) supiera cuál sería la siguiente sorpresa y en el que Pilar me iba dejando pistas y regalos. Empezamos en Alcalá de Henares para ir a Tudela y al Hotel Aire de Bardenas, luego visitamos las Bardenas Reales en Segway para terminar viendo Pamplona y también Estella-Lizarra con un grupo de amigos de esos que mola visitar y más con las buenas nuevas que traían.

Las Bardenas Reales son un municipio en si mismo, según nos contaron el único sin ayuntamiento ni núcleo urbano porque son básicamente un desierto aunque con algunas peculiaridades. La ciudad cercana más grande es Tudela donde además de una ciudad genial hay un montón de cosas que conocer y tapas que probar. Sin embargo, nosotros nos salimos de Tudela para dormir en la primera gran sorpresa de cumpleaños, una habitación lunar en el Hotel Aire de Bardenas.. Este hotel está en el límite exterior de las Bardenas Reales y aunque en si mismo no tiene unas vistas memorables, lo impresionante de su propuesta y que esté en medio de la nada valen mucho la pena (está en la nada literalmente, si no mirad el mapa del post que he enlazado). Desde luego, dormir en una habitación como esta es algo que hay que hacer antes de morir:

Hotel Aire de Bardenas en Navarra

Las Bardenas Reales en Navarra

Al lío, llegamos a Tudela justos para zamparnos unas tapas y hacer chek-in en el hotel, hicimos un poco el panoli en la habitación y luego nos fuimos con la segunda sorpresa del día tras el hotel: visitar las Bardenas Reales.

Esta zona semi-desértica es única en el mundo y los que saben de esto afirman que es lo más similar que encontrarás al Gran Cañón del Colorado sin ir a Estados Unidos. Básicamente son unas 42.000 hectáreas de una belleza paisajística notable. No en vano al final de este post os contamos cuantas películas, series, anuncios y videoclips se han rodado allí. Desde 1986 se la está preservando mediante figuras como declarar varias zonas Reserva Natural, luego la totalidad como Parque Natural (1999) y también Reserva de la Biosfera (2000). Una extensión tan enorme da pie a que haya multitud de zonas por lo que normalmente se la divide en al menos tres:

  • La Bardena Blanca en la zona central del parque, se llama así por la cantidad de arcilla blanca y yeso que tiene el suelo que le dan una tonalidad muy clara y que a veces incluso precipitan en la superficie formando “charcos” de color blanco. Es la más desértica, llena de montículos y barrancos formados por ríos que solo aparecen cuando llueve. Aquí es donde aparecen los cabezos, que es como se llaman a esas columnas altísimas en medio de planicies desérticas tan habituales en los westerns que parecen desafiar la lógica de la erosión. La Bardena Blanca fue la zona que visitamos y ya podéis ver en las fotos que es como ir a Marte y pasar una tarde increíble.

Bardenas Reales en Navarra

  • La Bardena Negra está situada en el sud-este, cerca de Valareña o Buñuel es la única zona con una vegetación mas o menos abundante y verde lo que le da un aire totalmente distinto. Nosotros no la visitamos aunque fue una de las dos zonas que se protegieron en 1986 antes de que todas las Bardenas fueran declaradas Parque Natural por lo que las dejamos como pendientes para próximas visitas.
  • El Plano está situado al norte y en realidad debería formar parte de la Bardena Blanca pero se la considera una zona distinta porque es básicamente una gran llanura a 100m de altura sobre su alrededor. ¿Te acuerdas de los barrancos infinitos que aparecen de la nada en los westerns que obligan a frenar en seco a los protagonistas? Pues el Plano es eso. Una superficie plana donde se cultivan cereales rodeada por precipicios por los que no vale la pena caer.
Mapa Bardenas Reales Navarra

Mapa Bardenas Reales Navarra sacado de BardenasReales.es

En el mapa podéis ver marcados en rojo las carreteras “oficiales” y asfaltadas aunque hay decenas de caminos de tierra por toda la zona, en verde se pueden ver las rutas recomendadas por la Junta Gestora para recorrerlas en coche. Vimos a bastante gente que las hacía en bicicleta o incluso a pie y también hay decenas de rutas para recorrer cada milímetro del parque. La verdad es que no está demasiado masificado (aún y por suerte), de hecho, las Bardenas Reales son tan poco conocidas en España como destino turístico que vimos a un montón de turistas franceses y nos contaron que tienen bastante tirón en el sur de Francia.

casas en las Bardenas Reales

Como he contado más arriba, las Bardenas Reales son consideradas casi como un municipio en si mismo ya que su titularidad fue encomendada por Felipe V a la Comunidad de Congozantes, un ente formado por 22 municipios y particulares que representan al parque. La gestión la lleva la Junta General Permanente, que es la que “gobierna” este pseudo-municipio con sus ordenanzas con total independencia y autonomía frente a cualquiera ayuntamiento o gobierno.  Algo curioso de la zona es que cualquier habitante de los pueblos que forman parte de la Comunidad de Congozantes tiene “derechos de aprovechamiento” es decir, que si puedes llegar allí y aprovechar algo, no tienes que rendirle cuentas a nadie. Esto ha supuesto a lo largo de la historia que muchos agricultores y ganaderos puedan subsistir acondicionando un terreno para intentar que algo crezca en estas tierras tan áridas. Pero el aprovechamiento más curioso, sin duda, es el Polígono Militar.

Así es, en medio de las Bardenas Reales hay un Polígono Militar, lo reconocerás porque lo rodea una pista de color verde en el mapa. Todo dentro de esa carretera es una Zona Militar y el paso está prohibidísimo. Estas 2250 hectáreas son un campo de tiro y entrenamiento. Efectivamente, en medio de la nada, en un desierto con decenas de kilómetros de nada, absolutamente nada ¿qué crees que practican los militares? Pues practican tiro al blanco desde el aire. Cazas de todo tipo entrenan su puntería en esta zona y nos contaron que no es nada raro ver aviones practicar entre semana. Esto forma parte de un convenio de 1951 por el que el ejército alquila toda esa zona a la Comunidad de Congozantes y probablemente la razón por la que se frenan todas las propuestas para aumentar el turismo junto con las ganas de preservarlo por su valor ecológico.

Pilarmr en las Bardenas Reales

La zona de la Bardena Blanca es de las más impresionantes, allí se aglutinan los conocidos Cabezos y Cortados, esas formaciones tan de western, el más famoso sin duda es el Castildeterra (siguiente foto), un montículo coronado por una enorme roca que es muy accesible y a la vez desafiante de cualquier lógica. Junto a él hay una zona para aparcar y decenas de turistas que, como nosotros, se toman un descanso un miles de fotos. También está por allí el Barranco Grande y, en general, allá a donde mires el paisaje es precioso.

Bardenas Reales Navarra

En general, recorrer las Bardenas Reales es toda una experiencia y una sorpresa ya que el paisaje es algo totalmente distinto a lo que uno espera ver en Navarra. Aquél antiguo lecho de río en la cuenca del Ebro es genial para recorrerlo en bicicleta o acercarnos a los puntos clave para reconocerlo en algunas películas, videoclips y series de TV.

Rutas Guiadas por las Bardenas Reales en Segway

La siguiente sorpresa que Pilar puso en mi camino fue la que más le costó decidir (confesado por ella) de entre todas las opciones guiadas: Recorrer las Bardenas Reles en Segway. Por allí se ve a muchísima gente en bicicleta, bastantes montañeros y tampoco es raro ver quads o buggies disfrutando de todos los recovecos pero Pilar eligió una forma que no habíamos probado nunca y nos encantó! Fuimos en Segway por la Bardena Blanca y disfrutamos como enanos. Por cierto, ese cachivache es mucho más fácil de manejar de lo que parece.

Para la sorpresa contó con Fernando de Nataven, única empresa dedicada a visitas en Segway en las Bardenas Reales. Fernando pasó a recogernos por el hotel a nosotros dos y a un grupo de turistas franceses que estaban haciendo teambuilding en las Bardenas, eramos un grupo de unas 15 personas con dos guías. Por cierto, gracias a los guías Fernando y Roberto aprendimos a manejarnos en el segway en un periquete y además nos enteramos de que hay rutas en Segway con catas por los viñedos de La Rioja, así que nos anotamos también esta opción de enoturismo para el futuro.

bardenas reales en segway

Fernando era el guía principal, además de hacer casi todas las fotos en las que nos veis a Pilar o a mi encima de los Segways, nos explicó un montón de curiosidades de las Bardenas Reales (casi todo lo recopilado en este post, vamos) mientras nos guiaba por los caminos, barrancos y llanuras. Todo ello con paradas para admirar el paisaje y contarnos las peculiaridades geológicas, de la fauna y la flora. La ruta dura unas 2h y media subido en el Segway y algo menos de cuatro horas en total y la verdad es que se hace muy corta. Primero un desplazamiento en mini bus/coche mientras recibimos un montón de explicaciones curiosas para ponernos en situación, luego toca subirse a los Segway todoterreno para empezar a divertirnos como enanos. Cada bajada, subida, bache, bordear un barranco… cada cosa que haces encima de esos bichos es pura diversión.

Segway por las Bardenas Reales con guia

Dos horas y media se hace muy corto y además, ni siquiera terminas cansado porque solo andamos algo al bajar por un barranco para conocer las distintas cuevas y para que Fernando nos explicara con mucho detalle algunas de las formaciones que se pueden ver en este desierto o para señalarnos algunas plantas.

En resumen, una sorpresa que a Pilar le costó decidir pero que fue encantadora. Terminamos la visita en Segway al anochecer así que volvimos al hotel a darnos una ducha para quitarnos todo el polvo acumulado, cambiarnos de ropa y ir a cenar a Tudela.

Carballo con su Segway en las Bardenas Reales

Comer en las Bardenas Reales

Hay varias opciones para comer por la zona y cuando decimos varias nos referimos a tres concretamente: Que vayas a alguna localidad cercana para pedir unas buenas alcachofas o una menestra, que te lleves tu propio bocadillo o la que nosotros escogimos: La Cabaña, un food truck en medio de ningún sitio que ofrece manjares y cerveza fría a los pies de las Bardenas.

Food Truck La Cabaña en las Bardenas Reales

Efectivamente, la fiebre de los food trucks también ha llegado a este desierto navarro para preparar unos bocadillos buenísimos, unas croquetas geniales y servir cerveza bien fresquita en una terraza que es un verdadero oasis en la zona. La oferta es bastante variada y ecológica al ritmo de rumbas, ritmos latinos y ska que le da un aire muy peliculero, la verdad.

Comer en las Bardenas Reales

Está aparcado en el Camino que lleva a la Oficina de Turísmo si te acercas desde Arguedas, si vas un poco a la aventura no tiene pérdida porque esta oficina es un sitio clave si quieres visitar las Bárdenas Reales por tu cuenta.

Cine y series en las Bardenas Reales

Las Bardenas Reales son un escenario increíble y allí se han rodado un sin fin de anuncios, películas, series y videoclips. Ya nos lo contaron en la excursión en Segway pero la verdad es que es muy curioso reconocer zonas recónditas que has visitado en un vídeo o una película. Que sea un desierto tan grande e irregular lo hace perfecto para localizaciones desérticas de todo tipo y lo cierto es que estar en España es una ventaja ya que las producciones se aseguran un fácil acceso a sus necesidades (actores extras, catering, hoteles…) ya que no es lo mismo ir al medio del Sahara que estar a 100Km de Pamplona o a 10 minutos de varias ciudades con todos los servicios.

Allí se han rodado multitud de películas españolas como: Airbag, Acción Mutante… También películas internacionales como The Counselour (de Riddley Scott), 007: El mundo nunca es suficiente, la malograda El hombre que mató a D. Quijote (de Terry Gilliam y rodada en 2010 pero pospuesta casi 10 años, su última fecha de estreno es para 2018), Anna Bond (una no demasiado exitosa película india) y la lista es bastante larga. No faltan anuncios para Citroën, Coca-cola, Adidas, Levis, Volkswagen, New Yorker, Cartier, Renault, SEAT, FIAT… Y tampoco faltan videoclips de Helloween, Bebe o Despistaos. Básicamente, si ves una localización similar a un desierto como el Gran Cañón del Colorado pero con tonos más amarillentos es muy posible que sean las Bardenas Reales.

¿Y series? Pues si, por Navarra han volado dragones en varias escenas bastante épicas, aquí podéis ver las Bardenas Reales en el capítulo 6×06 de Juego de Tronos en la larga travesía de Daenerys con su khalasar y sus dragones hasta Meereen (que curiosamente, era Peníscola, en Castellón):

Cómo llegar a las Bardenas Reales

Como hemos contado más arriba no hay un pueblo del que formen parte por lo que lo suyo es ir en dirección a Tudela (autopista A-68) aunque nosotros entramos a las Bardenas Reales por un camino poco antes de llegar a Arguedas por la NA-134, se coge un pequeño desvío a la NA-8712 y hay un cartel que lo indica. Por este camino veréis La Cabaña y un poco más adelante la Oficina de Turismo. También es factible entrar a las Bardenas por la NA-125 que las cruza.